domingo, 28 de junio de 2015

Así se nace, igual se muere

Como un botón de rosa pequeñito,
sigiloso asoma entre las hojas,
parece que se esconde para seguir creciendo.
Revienta una mañana, una tarde o quizás en la noche,
y en cada madrugada,
sorbo a sorbo se nutre con gotas de rocío.
Así nace una rosa que a veces ni perfuma,
ni perdura, porque apenas brota, la cercenan.
Casi igual que la rosa,
se abre la vida,
como ella aparece

y casi como ella,
para siempre se cierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...