domingo, 28 de junio de 2015

COSAS DEL ALMA





Hoy te llamé,
hurgaba entre tu sábana,
quería rozar tu alma quizá con el dese avieso
de impedir tu partida.
toqué tu rostro menos tibio, más frío,
sin embargo sentí en tu piel tersura y humedad,
creo que sin darte cuenta,
se humedecieron tus ojos
y yo cerré los míos y muy dentro de mi,
sentí que algo ardiente me quemaba,
era una lágrima que aprisioné con rabia
sin dejar que saliera.
Dormías o navegabas en un limbo quizá,
mientras yo me mordía los labios
queriendo descubrir si tu alma volaba
vigilante, si estaba junto a ti,
quizás nos estaba tocando,
quien sabe si quería advertirme algo,
decirme adiós quizás,
mientras tú apacible,
parecías dormida.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...